Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Para días tristes’ Category


Este poema, fue el primer poema que escribí para un poemario con el que participé en un concurso de España. Lo que me dejó ese concurso fueron varios poemas que me llenan cada vez que los leo o los escucho.

Espero que este poema le pueda servir a alguien para expresarse, si así no duden en dejarme sus comentarios, de compartirlo por las redes sociales.  Pueden seguirme en:

Twitter @rincondepoemas

Facebook  facebook.com/rincondepoemasturincon

Blaving blaving.com/rincondepoemas

“Con tu adiós sembraste en mi voz todos los silencios, en mis ojos todas las lágrimas, en mi alma todo el dolor.”


Poemas como éste están publicados en mi nuevo Rincón de Poemas http://www.rincondepoemas.com

Anuncios

Read Full Post »


Con despecho la ternura me abandona
y solo puedo tener presente lo que mi mente razona:
miles de preguntas sin respuesta,
cosas que son reales o solamente imagino,
juego, engaño o simple destino,
librarme de un infierno o perderme el paraíso.

Con despecho sigo divagando,
conversando y comentando con mis amigos,
esos que siempre están a mi lado,
me dicen que es lo mejor, que lo supere…
Unos me dan razones para ahogarla en el mar del olvido,
otros para perdonarla…
Pero el resultado siempre es el mismo: Ya no está.

Con despecho alejo los recuerdos,
cayo a los silencios, cego a las miradas,
detengo palpitaciones, oculto sensaciones,
y el temor se viste de enojo, el orgullo de dolor,
y las lágrimas aparecen vistiendo a lo que nunca podré entender.

Con despecho sigo estancado en el ayer
conjugando mi presente en pasado,
porque a pesar de todo aún la amo,
porque ni el despecho ha sido capaz
de arrancarla de mi ser.

Con despecho seguiré viviendo,
¿Hasta cuándo? No lo sé,
hasta que olvide cómo llorar,
si es que al olvido se le antoja ayudar.

(“Este es un poema que tenía perdido entre mis notas y que ayer encontré… me gustó para compartirlo con ustedes.  ¿Alguna vez has sentido despecho?”)

Read Full Post »


A pesar de las espinas que dejó tu amor en mí,
cada herida me recuerda lo feliz que me sentí,
estando a tu lado, por instantes o por horas,
momentos que desde tu adios mi alma añora,

seguís estando en mis sueños,
en las tardes tristes que te extrañan,
en las mañanas que dejaron de escucharte,
y en mi corazón que no ha dejado de amarte,

Seguís aquí,
en cada lágrima de mis noches de desvelo,
en cada suspiro que confiesa que te quiero,
en cada espacio vacío de mi vida,
en cada latido que aunque quisiera, no te olvida.

Seguís aquí,
en cada palabra, en cada pregunta,
en cada culpa, en cada reproche,
seguís aquí como si no quisieras irte,
como dando la bienvenida en vez de despedirte.

Aunque pensaba que la soledad ayudaría,
aunque confiaba que con el tiempo me resignaría,
nada ha cambiado desde entonces,
ni el dolor, ni el amor que por vos siento,

mis sueños aun te sueñan,
las tardes siguen igual de tristes,
las mañanas siguen silenciosas,
las noches, igual de llorosas,

los suspiros siguen confesando,
los vacíos todavía no se llenan,
el olvido no te olvida,
mi corazón aun te ama.

A pesar de todo, aunque parezca no tener nada,
aunque el dolor esté entrelazado entre mi corazón y la memoria,
aunque caminar duela, aunque levantarse duela,
aunque respirar duela, aunque vivir duela…
Seguiré… porque vos seguís aquí.

(“En un puerto trataste de olvidar, pero aprendiste que para tu dolor sólo existe una cura… para el mío también.

Cuando has amado de verdad y con el tiempo la persona que amas se despide es algo que no puedes entender.  Ni con lágrimas, ni con preguntas, ni con culpas o reproches, con nada de eso podrás olvidar.  ¿Qué camino seguir entonces? Creo que el primer paso es perdonar.)

Read Full Post »


¿Cómo explicarle a mi corazón
que fuiste lo que siempre esperaba
y que por mi rebeldía ahora no estás?
este corazón tan intranquilo
que no deja de pensarte con cada latido de vida que me da…

¿Cómo explicarle a mis sentidos
que desde aquella llamada que tanto esperaba
y ese instante que oí tu voz
se volvió música para mis oídos,
y que sueño con escucharte
diciendo lo mismo que siento yo?
pero que ahora la realidad
me grita que no estas
y solo escucho el llanto de mi alma que agoniza tu ausencia…

¿Cómo explicarle que ya no será?
A mis manos que soñaban estar entre las tuyas,
a mis labios que esperaban sentir los tuyos,
a los besos que nunca ocurrieron
pero que cada día que pasaba
imaginaba ese encuentro tan anhelado…

¿Como explicar que sin tu presencia
todo ha quedado detenido, estancado,
devastado, desolado?
como si una malvada tormenta egoísta haya desplomado mis sueños
y tanto sentimiento que con el transcurrir del tiempo construí…

Ahora que tu indiferencia
me hace comprender que no habrá mañana,
que mi corazón esta llorando
porque como un niño no acepta haberte perdido,
que mis sentidos no encuentran tranquilidad
y ahora gritan desconsolados,
que mis manos y labios no consiguen consuelo…

¿Qué les digo? ¿Qué  excusa darle a tanto dolor?
¿Cómo explicar que no hay motivo para tal sufrimiento?
¿Cómo explicar que ahora no estas?
Ahora cuando más te necesito…

¿Cómo explicar que nunca te tuve
y que saber que nunca te tendré
me esta matando de a poco cada amanecer?

¿Cómo explicarme que te Amo y aunque lo sepas no regresarás?

como

(“¿Como explicar que sin tu presencia todo ha quedado detenido, estancado, devastado, desolado? “)

Este poema me lo ha compartido una amiga muy especial, que es de las personas que yo llamo los hermanos que tenemos que conocímos en el momento justo.  Jobhyta, muchas gracias por compartir esto hermoso que has escrito… a tu edad es algo maravilloso empezar a escribir.  Lo hiciste muy bien.


Read Full Post »


Último año en que juntos estamos,
y me visita de pronto la melancolía,
porque no podré verlos día a día,
ni reírme con ustedes como hasta ahora,

y me visita también la nostalgia,
porque me harán falta,
desde sus más locas ocurrencias,
hasta esa palabra de apoyo que me daban,

desde aquellos comentarios indiscretos,
hasta el consuelo que regalan cuando hay lágrimas,
desde verlos cada mañana,
hasta llegarlos a extrañar el fin de semana.

Y me visita además la tristeza,
tristeza por terminar estos alegres días,
tres años en los que he aprendido
a valorarlos y hacerlos mis amigos.

Porque más allá de las peleas o disgustos,
más allá de los golpes que se dan con las palabras,
esos que llegan directamente al alma,
logramos formas un grupo muy unido,
para mí muy querido.

A vos compañero, te llamo amigo,
porque con vos he conocido
que no hay nada mejor que contar con alguien,
y quiero decirte que vos podes contar conmigo.

A vos compañera, te llamo amiga,
porque con vos estoy convencida
que hay otras hermanas que la vida te regala,
que no viven en casa, pero viven acá en mi corazón.

A ustedes, mis cómplices, mis amigos,
quiero dedicarles éstas palabras,
que escritas están en mi alma,
como su nombre escrito está en mi corazón.


 
(“y me visita también la nostalgia, porque me harán falta,desde sus más locas ocurrencias, hasta esa palabra de apoyo que me daban…”)

Read Full Post »


La falta que me haces
sencillamente la comparo
como si de repente no hubiera aire,
porque tu eres el aire que respiro.
La falta que me haces
podría también compararla
como si de repente me quedara
sin sangre en las venas,
donde mi corazón perdería su función.
La falta que me haces
es como pelearme con el tiempo,
queriendo regresar aquellos días
en que a tu lado la alegría compartía.
La falta que me haces
es como ser un cazador de lágrimas,
al punto tal de dejarlas extintas,
porque han sido muchas las que he llorado.
La falta que me haces
es dejar cientos de “te amo” pausados,
una larga fila de besos en espera,
una lluvia de caricias que desea caer en tu rostro.
Y en esta falta que me haces
una pregunta llega a mi razón
¿cuáles son los motivos
para desear estar contigo?
Eres mi bien, mi felicidad, mi todo,
esos son mis motivos,
¿quieres estar conmigo
?

(“La falta que me haces es dejar cientos de “te amo” pausados,una larga fila de besos en espera, una lluvia de caricias que desea caer en tu rostro…”

Read Full Post »


Y me pides tiempo ignorando quizá
que todo mi tiempo es tuyo
cada segundo, hasta llenar cada minuto
así ha sido y así será.

Y me pides tiempo y pregunto ¿porqué?
si tan solo con verme a los ojos
puedes descubrir todo el amor que en mi ser alojo
como huésped perpétuo, invitado eterno.

Y me pides tiempo y no entiendo,
si tan solo con escuchar una sola palabra
podrías saber que te pienso a toda hora
y que en mí no existen dudas, ni siquiera una.

Sin embargo me pides tiempo,
petición que invita a la tristeza
que me hace pensar, que me da vueltas mi cabeza
que se lleva mis ilusiones
como la arena es llevada por el viento.

Me pides tiempo y lloro,
dejando ver en cada lágrima viva
el dolor que no encuentra otra salida
más que un favor que hoy te imploro:

Háblame con la verdad, sin atajos,
no juegues a no lastimarme
porque al final hace mas profunda una herida
una mentira disfrazada de una verdad.

¿Tiempo para qué?
¿Para hacerme entender que no me amas?
¿Para hacer que poco a poco te olvide?
En este tiempo pedido, mi corazón esta dolido,
perdido en la incertidumbre, en una esperanza vacía,
en un llanto que no cesa.

Y dices que no sabes cuanto,
que lejos estas de entender
que todo mi tiempo fué tuyo
cada segundo, hasta llenar cada minuto,
así ha sido, así fué hasta ayer.

(“Sin embargo me pides tiempo, petición que invita a la tristeza que me hace pensar, que me da vueltas mi cabeza que se lleva mis ilusiones como la arena es llevada por el viento.”)

Read Full Post »

Older Posts »