Feeds:
Entradas
Comentarios

Archivos de la categoría ‘Para abuelitas’


Poemas para Mamá – Un especial escrito con amor

En este día, Angélica María Galván Arévalo y yo, Henry Ricardo Reyes Castillo queremos felicitar a todas las madres y agradecer, con este pequeño homenaje, su dedicación, lucha, esfuerzo y amor.  Con ustedes contamos siempre y muchas veces nos quedamos cortos al demostrarles el amor que les tenemos.  Ustedes lo han dado todo por nosotros.

En este especial encontraras pensamientos que hemos querido incluir, para reflexionar sobre nuestras madres.  Hemos agregado 9 poemas inéditos escritos por nosotros y un acróstico dedicado a la abuelita.

Poemas para Mamá – Poemas para dedicar

Cada poema incluido en este especial va con dedicatoria especial:  Para decirle a mamá lo que significa para nosotros (Mi todo).  Un poema de un esposo a su esposa recodando los bellos momentos (Mirando el ayer).  Un poema de hijo que se ha ido (Te he visto llorar). Un poema para una madre que se ha ido (Me faltó).  Un poema para esas segundas madres, que no han dado a luz pero si han criado (Te llamo mamá).  Un poema dedicado a las abuelitas que les ha tocado cumplir por alguna razón la función de mamá con sus nietos (Dos veces mamá).  Un poema para una madre que está lejos (En la ausencia). Un poema de un esposo para su esposa que será madre por primera vez (Serás mamá). Y un poema dedicado para las madres solteras o que han quedado solas por alguna razón (Solitaria).

Esperamos de todo corazón que les guste.  Si es así, no duden en compartirlo por las redes sociales.  Pueden colocarlo en su muro de facebook, compartirlo en twitter, correr la voz para que más personas puedan leerlo.  Es la forma en la que pedimos tu apoyo. También puedes suscribirte al blog, dentro del especial podrás encontrar también enlaces a nuestros otros blogs y a nuestras páginas en facebook, nuestros usuarios de twitter, y también puedes escuchar poemas en la cuenta de blaving.  Así que, si nos deseas ayudar, ya sabes como.  Muchas gracias por leernos.

También puedes DESCARGAR el especial en formato PDF haciendo CLICK AQUÍ

Read Full Post »


Un saludo muy especial para nuestras amigas y amigos lectores de todas partes del mundo.  Agradeciéndoles las visitas constantes que hacen a este sitio.

En los próximos días estaremos publicando un especial para las Madres, por lo que les pedimos que estén muy atentos. Pueden suscribirse al blog y visitarlo constantemente, pueden seguirnos en Twitter @rincondepoemas, en Facebook facebook.com/rincondepoemasturincon, en Blaving (la red social de voz) es.blaving.com/rincondepoemas que a través de todos esos medios les estaremos haciendo llegar ese material que estamos preparando.

Mientras eso llega, les comparto un poemario que escribimos el año pasado y si no has tenido oportunidad de verlo pues te lo dejo por acá, puedes descargarlo, y si te gusta puedes apoyarnos compartiéndolo con tus amigos en las redes sociales.  Y espera más especiales que estamos pensando en todos nuestros visitantes.  Te leo pronto.

Read Full Post »


Más que un adiós…

Es la contínua tristeza de mis ojos,
las lágrimas que brotan si cesar,
haciendo camino por mis mejillas,
que extrañan el sonido de tus besos.

Es despertar y saber que no estás,
es quedarme dormida y saber que no vendrás,
es tu ausencia que se lleva mi calma,
es tu voz que ya no escucho decir que me ama.

Es quedarme callada ante el dolor,
abrazando los recuerdos que nunca se olvidarán,
es ahogar un grito del corazón,
que no se resigna a estar sin ti.

Es guardar para siempre aquel viaje pendiente,
y solo en mis sueños poderlo realizar,
es esperar el día en que te vuelva a ver,
es un soplo del viento que me invita a creer.

Más que un adiós…

es recorrer en mi mente tu recuerdo,
mujer alegre, luchadora, generosa y valiente,
verdadera, transparente,
amorosa y prudente,
ejemplo maravilloso a seguir.

Más que un adiós mi querida abuela,
es tener fé en la espera,
y algún día estar otra vez entre tus brazos,
dándote en forma de un beso,
todo lo que en estos momentos siento,

en lo que más que un adiós,
se convertirá en la forma de acercarnos,
tenernos frente a frente,
y estando entre tus brazos poderte decir:

Te extraño tanto mi abuela.

ca5ez7ta

(” Mas que  decirte adios Abue,es recordar en cada instante tus consejos, es ir tras mis sueños, luchar dia  a dia para llegar a ser una mujer ejemplar como tu,,y ahora desde aca te elvo una oracion con mucha devocion para decirte abue gracia por hacer de nosotros unas personas de bien”) Esto tambien para ti Nona que sabemos que de donde estes siempre nos mandas tu bendicion te extrañamos Abue y te amamos

Read Full Post »


Dos años después de tu partida,
de ese día que quedaste dormida
y tus ojos no quisieron despertar.

Dos años después
de que las lágrimas nos visitan a diario,
sin límite de tiempo, sin horario.

Dos años han pasado,
extrañamos tu voz, tus consejos,
tu amor y ese reflejo
que solo en tus ojos podemos ver.

Dos años de tratar
de renunciar a ser egoístas,
imaginarte descansando.

Dos años de darte besos en forma de flores,
de acariciarte con oraciones,
y de seguir dándote todo nuestro amor.

Dos años abuelita,
nuestra maravillosa viejita
que no nos dejó solos
porque siempre nos cuidas.

Te amamos, con una oración te acariciamos
y con esta carta te recordamos
después de dos años de tu despedida.

(“Dos años de darte besos en forma de flores, de acariciarte con oraciones, y de seguir dándote todo nuestro amor.”)

Read Full Post »


¿Cuántas risas? ¿Cuánto llanto?
¿Cuántas iluisiones? ¿Cuánto encanto?
¿Cuántas tristezas? ¿Cuánto dolor?
¿Cuánto olvido? ¿Cuánto perdón?

¿Cuántas noches en vela?
¿Cuántos días anhelando despertar?
¿Cuánta entrega?
¿Cuánto trabajar?

¿Cuántos besos recibidos?
¿Cuántas caricias regaladas?
¿Cuántas preguntas a tu almohada?
¿Cuántos suspiros perdidos?

¿Cuánto amor traducido en abrazos?
¿Cuántos hemos seguido tus pasos?
¿Cuántos momentos vividos?
¿Cuántos mi abuelita?

A través de la vida has sido bebé,
has sido niña, has tenido riñas,
has sido inquieta, talvez un poco coqueta,
has sido princesa de quince años,

has recibido regaños,
te has hecho mujer, te has vuelto señora,
has sido madre, de esas que añoran
ver a sus hijos triunfar.

A través de la vida has coleccionado calendarios,
muchos octubres has visto,
tus ojos has bañado
con las lágrimas que producen los recuerdos.

Te has convertido en abuela,
de la vida como maestra de escuela,
de mi corazón, refugio para ese amor de segunda mamá.

Y través de la vida, por muy larga que fuera,
no me alcanzaría para decirte tolo que te quiero,
mi ejemplo de mujer, mi querida abuela.


(“A través de la vida has dejado sembrada la semilla que siempre germina… el amor verdadero.”)

Read Full Post »


Hoy que no estás vuelvo a recordarte,
y es que lo hago a cada instante,
porque mi alma te añora
mi dulce abuelita, mi gran señora.

Hoy que no estás la tristeza llena mis ojos,
las lágrimas recorren mis mejillas,
sin cansarse, sin detenerse,
porque de mi lado al parecer te has ido.

Hoy que no estás vuelven a mi memoria
todos aquellos días que contigo me quedaba,
como me consentías y al dormir me arropabas,
como me amabas como yo a tí.

Y desde el día que no estás
mis días transcurren en silencio,
buscando la manera de poderte escuchar,
sabiendo que desde donde estés me podrás hablar.

Porque te necesito abuelita,
necesito tus caricias,
necesito tus consejos,
necesito tenerte cerca, aunque estes lejos.

Y mi corazón lloroso, lloroso igual que mis ojos,
de repente, en este silencio,
parece que encuentra la forma de contigo estar,
porque recordarte cada día
es la manera en que viva siempre estarás.

Hoy ya no diré más que no estás,
pues tengo tus recuerdos,
en mis mejillas aun están tus besos,
en mis oídos tus consejos,

En mi cabecita tus caricias
y no estás lejos,
porque ahora sé que aun me consientes,
y al dormir todavía me arropas,
y que me amas como yo a tí.

(“Y mi corazón lloroso, lloroso igual que mis ojos, de repente, en este silencio, parece que encuentra la forma de contigo estar, porque recordarte cada día es la manera en que viva siempre estarás. “)

Read Full Post »


Para decirte Abuela ¡feliz cumpleaños!
quisiera tomar una escalera,
(ah si así de fácil fuera)
subir por ella hasta el cielo
y con algunas estrellas hacerte una corona.

Una corona que adorne tu blanca cabellera,
que lleve un diamante por cada año radiante
que a tus nietos nos has regalado.

Para decirte Abuela ¡feliz cumpleaños!
quisiera encontrar la manera,
(ah si así de fácil fuera)
de pedirle a los ángeles que cantaran
que con sus dulces voces entonaran
“*** Toma el llavero abuelita y enseñame tu ropero ***”.

También quedarme quieta prometería,
pero antes un fuerte abrazo te daría
luego de escuchar esa dulce melodía.

Para decirte Abuela ¡feliz cumpleaños!
quisiera reunir en mis manos,
(ah si así de fácil fuera)
cada uno de los “te amo” que para tí han sido guardados,
entregártelos uno a uno besando tus manos.

Junto con ellos también te daría
caricias suaves en tus mejillas
que a pesar de los años
el recorrer de las lágrimas no olvidan.

Pero no tengo ni escalera que suba hasta el cielo,
ni en mis manos me caben todos los “te amo”
pero si cierras tus ojitos
podras escuchar lo que cantan los angelitos

(“*** ¡Toma el llavero abuelita y enseñame tu ropero! Con cosas maravillosas y tan hermosas que guardas tú. ***”) *** Frase tomada de la canción El Ropero de Francisco Gabilondo Soler”)

Read Full Post »


Lo mucho que te quiero no cabe en unas pocas palabras,
porque ciertamente serían necesarías
tantas como arena tiene una playa,
o como estrellas tiene el cielo.

Lo mucho que te quiero no cabe en una sola canción,
porque si tuviera ese don no me alcanzaría una,
para agradecer tus cuidados desde que era bebé de cuna
hasta el día de hoy.

Lo mucho que te quiero no cabe en un abrazo,
al menos claro está que éste tuviera el toque de lo eterno,
para darte gracias por lo que haces por tus nietos
entre los cuales yo me encuentro.

Lo mucho que te quiero no cabe en una caricia,
tendrían que ser mis manos a tu rostro atadas
para poder darte una a cada instante.

Lo mucho que te quiero no cabe en un beso solitario,
en la mejilla o en la frente,
o en tus manos de mujer valiente,
tendría que besarte cada segundo y a diario.

Lo mucho que te quiero no cabe en estos versos,
porque tendrían que ser muchos los libros que contendrían
cada te quiero que yo te daría
acompañado de palabras, canciones, abrazos, caricias
y besos en tus mejillas.

(“Lo mucho que te quiero no cabe en palabras, ni en canciones, ni en abrazos, ni en caricias, ni en besos, ni en versos… pero sí cabe en tu hermoso corazón… Te quiero mucho abuela.”)

Read Full Post »


Como una estrella eres mi abuela,
estrella radiante que nuestras vidas ilumina,
que con delicadeza y ternura nos mima,
así eres de bella.

Como una estrella que pase lo que pase,
está firme, brillante y luchadora,
en todo momento y a toda hora.

Como una estrella en mi camino,
dándome consejos y regaños,
recordando tu época de antaño
me ayudas a forjar el destino.

Esa luz que me dás la deseo siempre,
porque la transformas en palabras sabiamente,
ayudándome a vencer dudas y miedos
enfrentándome a la vida con un Yo puedo.

Esa luz me acompaña todos los días,
entre alegrías y tristezas,
porque aún en medio de la dureza de la crisis
tu no te diste por vencida.

Y aquí te tengo, a mi lado,
luchando, siendo fuerte,
pero sobre todo brillando,
brillando como una estrella.

(“Como una estrella que pase lo que pase, está firme, brillante y luchadora, en todo momento y a toda hora.”)

Read Full Post »


Pintas de blanco los cabellos,
y de arrugas los cuerpos,
pero hay sabiduría en tus años,
la producida por alegría, tristeza o por los daños.

Por los momentos más felices,
o por aquellos que han dejado cicatrices,
por el dolor acumulado o los errores cometidos,
por haber hecho hermano al enemigo
o por haber perdido al mejor amigo.

Sabiduría que brota en tus palabras,
en forma de consejos o regaños,
advertencias que deben ser tomadas en cuenta
y no a la ligera.

Tercera edad, que pausas el caminar,
haces lento el hablar,
y poco a poco dismunuyes las fuerzas,
también haces que aprendamos a escuchar.

Por eso abuelita y abuelito,
(si, me refiero a ustedes, los que leen este poema
que he escrito inspirado en su vida)
no te preocupes si te vas quedando sin dientes,
sigues siento el valiente que siempre admiraré;

No te preocupes el ya no caminar aprisa,
así nos tardamos más en llegar a nuestro destino,
y podrás contarme mas historias, de cuando eras niño,
de aquellos tiempos mejores que recuerdas con lágrimas.

No te preocupes si hablas despacito,
que escucharte por mucho tiempo necesito,
que para vivir lo que has vivido
no sé si la vida me alcance.

No te preocupes, no estas solito,
tienes muchos nietos, aunque no conozcas sus nombres,
son todos aquellos que esperan que de allá arriba
les permitan llegar a esa bendita Tercera edad.

(“Este va para tí abuelito, que has de estar tocando guitarra en el cielo,
que ni imaginabas que yo existiría, porque mamá tenía ocho años cuando de la vida te despediste.
No llegaste a la tercera edad, no supiste que eres abuelo, pero tengo el consuelo de algún día
poderte conocer.”)

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 765 seguidores