Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cartas de despedida’ Category


Dos años te tuve conmigo,
te cuidé, te protegí,
te dí mi amor como lo haré toda la vida,
porque estoy convencida
de que sigues aquí, a mi lado.

Dos años te tuve entre mis brazos,
abrigando cada día la esperanza
de tenerte un poco más de tiempo cada vez.

Dos años pasaron y ahora estoy acá
resignándome a la idea de ya no tenerte,
porque en el cielo necesitaban otro angelito
pero te enviaron hacía mí
para aprender del amor verdadero,

y a ya no tenerte me refiero,
a no verte a los ojistos,
a no abrazar tu ser,
a no regalarte caricias cada mañana,

porque si te tengo,
vives para siempre en mi recuerdo,
recuerdo que está latente en mi memoria,
porque eres mi amada, mi pequeña,

y seguramente y aunque no lo entienda,
mejor estás en el lugar que para tí han escogido,
donde el dolor ya no es inquilino de tu cuerpecito,
donde las sonrisas reemplazaron a los quejidos,
donde cada latido llega hasta mí
en forma de un “Te amo mamá”.

Mi Agustina, mi niña que ahora es un ángel,
te recuerdo cada día, mi bien es amarte,
y si un día puedes a casa asomarte
verás que hasta en sueños estas conmigo.

Dos años te tuve mi Agustina,
ahora eres tú la que me cuidas,
y también me amarás toda la vida
y seguiré contigo, a tu lado
.

(“…seguramente y aunque no lo entienda, mejor estás en el lugar que para tí han escogido, donde el dolor ya no es inquilino de tu cuerpecito, donde las sonrisas reemplazaron a los quejidos, donde cada latido llega hasta mí en forma de un Te amo mamá…”)

Read Full Post »


Para decirte adiós
convertiré los recuerdos en flores
que llevarán en sus pétalos
cada agradecimiento que quedó pendiente,

Pendiente, así como las hay muchas cosas,
te quieros que nunca se dicen,
“te necesito a mi lado”
que muchas veces se contradicen
con la forma en que actuamos,

“Soy feliz contigo”, “eres mi mejor amigo”,
frases que dejamos guardadas,
encapsuladas, encarceladas,
y que nunca soltamos,
presas de una condena:
Quedarnos callados.

Para decirte adiós
hoy libero a esas presas,
muy tarde podrán decir muchos,
y seguramente tendrán la razón,

porque pude haberlas dicho de frente,
cuando te tenía cerca,
cuando estabas viva,
pero esperé a que te venciera el sueño,
a que quedaras dormida,

pero sé que me escuchas,
de alguna forma que no entendemos,
y te las digo porque así las siento,
y además porque aprendí una gran lección:
No quedarme callada.

Hoy quiero decirte: Muchas gracias,
por tu preocupación, por tus cuidados,
gracias por estar siempre cuando lo necesitamos,

y tal vez estás palabras no son suficientes,
pero sé que aun así dormida
las has escuchado y ahora estas sonriente.

(“Frases que dejamos guardadas, encapsuladas, encarceladas,y que nunca soltamos, presas de una condena: Quedarnos callados.”)

Read Full Post »


hoy,
trato de enlazar las palabras que con lágrimas salen de mi alma,
palabras que en este momento no quisiera decir
palabras que acompañaran ésta tristeza por una ausencia que no esperaba

hoy,
la nostalgía me visita otra vez
trayendo a la memoria recuerdos de esa gran mujer
una mujer maravillosa, llena de fuerza, llena de vitalidad, llena de vida

hoy,
parece que las palabras también se despiden de mí
tengo tanto que decir pero su ausencia enmudece mi voz
cautiva mi pensamiento y sencillamente no puedo.

Abuela, esto te quiero decir,
y sé que me escucharás porque no te has ido y nunca te irás
porque estás en cada latido
en cada lágrima
en cada suspiro

Ahora mismo estás,
estás viva, pues tu esencia sigue
tu recuerdo, tu ejemplo
tu valor y tu esfuerzo
han quedado plazmados en nuestra memoria
y escritos con letras doradas en el corazón.

Abuela amada,
tus palabras vivirán en mi alma
las recordaré cada mañana,
ahora mismo la tristeza me quita la calma
pero hago muy mío tu recuerdo, tus besos, tus abrazos
son un tesoro interminable.

Abuela, mujer admirable,
no has muerto, y nunca lo harás
porque no se muere cuando el corazón deja de latir
se muere cuando en los recuerdos se deja de existir
y tu estas presente
estas aquí,
estas viva,
para todos
para mí.

Te amo abuela, y cuando llegue a tu lado
enséñame a volar.

abuela.jpg

Lore, espero que puedas utilizar esto que escribí especialmente para esa ocasión, y otra vez, siento mucho esto por lo que estas pasando.

Read Full Post »


En esta tarde inquieta por una noticia inesperada
trato de colocar de una hermosa forma mis palabras

y es que trato de mezclar la gratitud con la nostalgía…
tu preocupación por mi y una despedida aunque sea momentánea…
tu carisma y humildad con la ausencia que dejarás…
tu sonrisa y tu voz con el silencio que a partir de mañana se escuchará…

incluyo todas tus palabras y consejos… tus experiencias y tu ejemplo…
tu pureza, tu fuerza y entereza…
no creas que tus palabras no afectaron… claro que lo hicieron…
pero la necedad murmura en mis oídos y hace que todo lo demás enmudezca…

tus palabras y cada segundo invertido en ellas son un tesoro…
me recuerdo de ellas y ahora las añoro
porque ya no las escucharé de tu voz…
serán un hermoso recuerdo de alguien a quien si le importo…

y aún más que un recuerdo, serán parte de la fuerza que me ayuden a regresar
cuando al fin le diga adiós a la necedad, el rencor y el orgullo…
cuando el único murmullo que escuche sea el recuerdo de este día gris en el que te vas
y el del día bendito que el creador quizo que te cruzaras en mi vida…

No amiga… esto no es una despedida…
es solo la forma en que este amigo tiene para darte gracias…
para decirte que siempre estará para su amiga…
y para decirte que te quiero…

Algunos dicen que mis palabras son poesía,
yo mas creo que son mis sentimientos
transformados en letras para ser entendidas con el corazón.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 799 seguidores